Vino tinto

 

El vino tinto es un tipo de vino elaborados mayoritariamente a partir de uvas tintas, de cuyo hollejo tras la fermentación obtiene su color. Su elaboración dependiendo del tiempo que se conserve en barrica y en botella, lleva a obtener vinos jovenes, crianzas, reservas o grandes reservas.

Índice

1 Vendimia
2 Elaboración
2.1 Vinos de año
2.2 Vino tinto crianza, reserva o gran reserva

Vendimia

Es importante realizar la vendimia en el momento adecuado de maduración de los frutos de la vid. Habitualmente en la recogida se desechan racimos verdes o dañados para que no afecten al sabor del vino resultante.

Los racimos de uva son retirados de la vid manualmente mediante el uso de corquetes o tijeras, o de forma mecanizada en el caso de viñas emparradas. En el caso manual suele depositarse en grandes cestos que tras llenarse son volcados en tractores, para trasladarlos a la bodega. Para vinos selectos, la uva se recoge en pequeños cestos y se trasporta en éstos hasta la bodega, para evitar que la uva se aplaste y comience su fermentación en el tractor, de esta forma todo el proceso puede ser controlado en la bodega.
Elaboración

Una vez en la bodega existen dos métodos de elaboración: el de maceración carbónica (tradicional de los cosecheros, para su comercio temprano) y otro en el que se elimina el raspón del racimo antes de la fermentación (utilizado por las empresas bodegueras, para destinarlos a crianza).

La uva no se lava para que las levaduras que se encuentran sobre el fruto ayuden en la fermentación.
Vinos de año

Para la elaboración de vinos de año, también conocidos como joven o cosechero, se suele utilizar racimos enteros o maceración carbónica.

Los hollejos se mantienen junto con el mosto durante los primeros seis días de su fermentación aproximadamente. Este vino solo mantiene sus propiedades durante unos dos o tres años. El objetivo de graduación de estos vinos son unos 12° y color rojo intenso. Para conseguir estos colores se limita la producción de los viñedos a menos de 10 toneladas por hectárea.
Vino tinto crianza, reserva o gran reserva

Se utiliza uva estrujada o despalillada. Para ello los racimos se pasan por la despalilladora para separar el raspón, de la uva

Los hollejos se mantienen junto con el mosto durante la fermentación, que dura entre ocho y diez días. En los vinos de reserva, una vez realizada esta primera fermentación, suelen dejarse los hollejos junto al vino unos días más.